Menú Cerrar

Trastornos del sueño

Los trastornos del sueño no son una patología grave, pero tienen serias implicaciones en la vida diaria: agotamiento físico, bajo rendimiento, sueño diurno, dificultad para cumplir con las obligaciones profesionales, etc.
Entre los trastornos podemos mencionar:
El insomnio es un trastorno del sueño común. Si usted lo padece tiene problemas para conciliar el sueño, quedarse dormido o los dos.

Hipersomnia.
La somnolencia excesiva puede tener causas que no se deben a una enfermedad subyacente. Por ejemplo, falta de sueño, desfase horario, esfuerzo excesivo, comer en exceso, el embarazo o el consumo de alcohol o marihuana.
Narcolepsia. No se conocen con exactitud las causas de la narcolepsia, pero pueden estar relacionadas con factores genéticos y actividad anormal en el cerebro.

La narcolepsia causa episodios repentinos de sueño. Se pueden producir alucinaciones y la pérdida repentina del tono muscular.


Ronquido.
El ronquido es un ruido que se produce durante el sueño por la vibración de la úvula, el velo del paladar y otras estructuras que se encuentran en la garganta.

Apneas del sueño. Los pacientes con apneas del sueño tienen paros respiratorios (apneas: ausencia de la respiración) o descensos de la respiración (hipopneas) que ocurren varias veces cuando las personas que lo padecen están dormidos. Hay personas que llegan a tener hasta 400 apneas o hipopneas mientras duermen.

El síndrome de las piernas inquietas
suele producirse cuando la persona está sentada o recostada. Generalmente, empeora con el paso de la edad y puede interrumpir el sueño.

El principal síntoma es una necesidad prácticamente irresistible de mover las piernas.

Ponerse de pie y moverse puede ayudar a que desaparezca la sensación de malestar temporal. Los cuidados personales, los cambios en el estilo de vida o los medicamentos pueden ayudar.

Los terrores nocturnos pueden tener causas que no se deben a una enfermedad subyacente. Si ocurren con poca frecuencia, se debe a una etapa normal del crecimiento en la niñez. También pueden ser ocasionados por pesadillas.

Pesadillas. Sueños atemorizantes, por lo general, durante el sueño REM, normales y frecuentes en niños menores de diez años y que también pueden afectar a adolescentes y adultos.

El sonambulismo​ se trata de un trastorno del sueño, clasificado como una parasomnia, en el que las personas desarrollan actividades motoras automáticas que pueden ser sencillas o complejas mientras permanecen inconscientes y sin probabilidad de comunicación.

Los orígenes de estos trastornos son muy variados. En ocasiones, aparecen como efecto de otras enfermedades, y constituyen factores de riesgo que favorecen la aparición de otras patologías.
Como siempre, ante cualquiera de estos síntomas, se debe consultar al médico, quien verá cual es el tratamiento adecuado.

Compartir: